lunes, 18 de septiembre de 2017

CHISTE DEL LUNES.PEQUEÑA HISTORIA.



LAS RATAS DE PÁVLOV.

A diario tengo que soportar a dos ratas que viven en mi edificio. A veces me río, otras echo chispas. Diría que son macho y hembra, pero a estas alturas no me juego ni el callo del dedo de mi pie izquierdo. Sólo me sirven para ganar apuestas a mi marido, ya llevo tres yacusis, dos balnearios, cinco manicuras… lo triste es que mi marido se ha cansado y no quiere apostar más. No sabe cómo lo hago, pero siempre gano. Al principio era divertido, lo de torturar tiene “su aquel” tiene su gracia, pero ya el juego ha acabado, y me pregunto ¿qué hago con ellas?   

Cuando me despierto filantrópica, me dan ganas de dejarlas de manipular, a veces aguanto hasta las siete, otras en cambio a las tres ya estoy liada con el asunto. Si ellas no respondieran al estímulo de que cada vez que yo bajo la persiana de mi habitación, ellos se ponen a tocar la guitarra, lo hubiera dejado hace mucho. Pero no es así. Es bajar y sonar, es subir y parar. Los tengo tan amaestraditos…La pena es que he tenido que cambiar la cuerda de la persiana dos veces. Mi marido no se lo explica.

No soy mala, el juego lo inventaron ellos, bostezo mío, persiana que bajo, sesión musical. En realidad, no sé si las ratas son inteligentes o muy estúpidas.
El otro día en el garaje los vi con cara triste, y es que estuve toda la noche baja y sube persiana. No podía dormir hasta que recibiera el WhatsApp de mi hijo, y me entretuve con ellos. En el fondo son sólo dos animalillos, tontos, bobos, manipulables, pero animalillos de Dios, al fin y al cabo.

Esta noche les tengo sorpresa, ellos se la merecen.






lunes, 4 de septiembre de 2017

CHISTE DEL LUNES. PEQUEÑA HISTORIA.





EL MARIDO Y EL ORDENADOR

El marido, como siempre, tecleando en el ordenador.
La mujer le dice:

-Cariño, necesito el ordenador que quiero ver lo de la pasiflora que me ha dicho mi madre, que me vendría muy bien para lo mío.

-Pues espérate un poco, que estoy limpiándolo, pero no consigo quitarle los virus. -Contesta el marido.

TRES HORAS DESPUÉS

-Cariño, ¿ya has limpiado el ordenador? - Pregunta la mujer.

-Aún no cielito, espera un poco. -Contesta angustiado el marido.

-Pues necesito ver eso, que me tengo que ir al herbolario.

La mujer empieza a impacientarse. El marido lo nota.

-Mira cariño, voy a casa del vecino que me va a dejar un programa que lo va a dejar todo limpito. - Contesta el marido.

Minutos después suena el teléfono.

- ¿Hija, ya has mirado lo de la pasiflora?

-No puedo mamá, Alberto dice que el ordenador no está limpio, Va a buscar algo para quitarle los virus.

- ¡Pero qué gilipolleces! Eso lo he limpiado yo de toda la vida. -Contesta la madre.

- ¿Tú sabes limpiar un ordenador? - Pregunta la hija incrédula.

-Haber ¿quién te crees que le limpiaba a tu padre todo? -Contesta segura. - ¿Voy para allá?

-Sí, vente para acá, que este marido mío…

DIEZ MINUTOS MAS TARDE

La madre mira el ordenador y dice:

-Ciertamente se ve sucio. -¡¡Nena, haznos una tila que esto lva para rato!!

Mientras la hija está en la cocina la madre coge el ordenador, y se dice:
>> Qué limpito te voy a dejar, igualito que los vaqueros de Pedrito que no había quien le sacara esas manchas<<

A los diez minutos la hija vuelve al salón. Se toman la tila y de repente la hija nota que falta algo.

-Mamá… ¿Y el ordenador?

-Nada, tranquila, está centrifugándose, tu lavadora es una maravilla.


viernes, 18 de agosto de 2017

RESEÑA DE UN NUEVO LIBRO.HH 2 EL CASO DEL PUZLE.





 RESEÑA

 “EL CASO DEL PUZLE”.  HH2

Los lectores que nos deleitamos con el primer libro de la serie “H.H.” “El caso en el pueblo de difícil nombre “, de la carismática Patricia García, teníamos intriga sobre el camino por el que la autora conduciría a nuestros queridos personajes Hulot y Sara. Debo decir que este segundo caso del inspector, ya retirado, cumple las expectativas. De lectura rápida como todos sus libros, interesa, no defrauda.

No es un libro de misterio al uso, es más que eso, ha tenido la habilidad de combinar a partes iguales varios géneros, construyendo una trama bien elaborada, que logra fomentar la atención y el análisis con un estilo particular, tiempos bien administrados, escritura clara, línea argumental atractiva, sentido del humor.

El resultado es una historia diferente, singular, que de forma perfecta amalgama los sentimientos de nuestros protagonistas, sus ideas, esperanzas…

El peso que ejerce la personalidad de Sara, está trabajado de tal forma que es el hilo conductor que permite resolver el asesinato de Enriqueta, un caso que parece sencillo pero lleno de matices y ramificaciones. Un puzle donde la autora de la mano de sus héroes, encaja las piezas consiguiendo que nos involucremos en su lectura para llevarnos a un sorprendente y magnífico final.

Lola García Roldán.